Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

El ascenso, un premio para la afición del Castellón que no dejó desaparecer a su club

1/08/2020 - 

VALÈNCIA.  La afición del CD Castellón no se resignó a ver desaparecer a su club hace escasos años y lo mantuvo con vida, lo que ha posibilitado la recuperación de una entidad que tras siete temporadas en Tercera División y dos en Segunda B, regresa al fútbol profesional.

La historia sitúa al Castellón como uno de los equipos que más años ha militado en Segunda división, con más de cuatro décadas, situación que no se ha dado en el pasado más reciente en el que graves problemas económicos e institucionales estuvieron a punto de llevarle a la desaparición.

La afición castellonense mantuvo con vida a su club. Manifestaciones para involucrar a las instituciones; aficionados que llenaban la nevera de los futbolistas; restaurantes que ofrecían menús asequibles o incluso gratis a empleados; peluquerías que les cortaban el pelo sin coste alguno... la ciudad se volcó para ayudar en lo que fuera menester y evitar la muerte de un club casi centenario, de 98 años de historia.

Atrás ha quedado la sentada que los jugadores del Castellón efectuaron en marzo de 2011 en Segunda División B ante el Benidorm para protestar por los impagos. Tres meses después el equipo bajaría a Tercera por la vía administrativa y como consecuencia de no hacer frente a las nóminas de sus trabajadores.

En febrero de 2012, los futbolistas cumplían con su amenaza de huelga y no se presentaban a jugar ante el CD Llosa, también porque no cobraban sus emolumentos. Cerca estuvo de haber aquella temporada una segunda incomparecencia que habría supuesto el descenso y presumible desaparición de la entidad. Finalmente, afición y jugadores lo evitaron.

Hasta junio de 2017 y hasta que David Cruz abandonara el club, los retrasos en el pago de nóminas; la crispación y enfrentamiento de éste hacia afición, empleados, medios de comunicación fueron una constante.

Fue entonces cuando entró el grupo encabezado por el hoy presidente, Vicente Montesinos. Junto a él hombres de fútbol como Ángel Dealbert, formado en la cantera orellut y que ha jugado en equipos como el Valencia y que hoy es el director deportivo del Castellón; o Pablo Hernández que acaba de subir a la Premier League con el Leeds United y que pretende acabar su carrera deportiva en el Castellón.

En su primera temporada conseguían el ascenso a Segunda División B; en la segunda el gestor principal fue José Miguel Garrido y la permanencia se firmó a última hora. Éste abandonaba el club y en la que es la segunda campaña gestionada únicamente por Montesinos, se ha conseguido el segundo ascenso en tres años y el ingreso en el fñutbol profesional. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email