X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Gameiro resucita en 2019

8/02/2019 - 

VALÈNCIA.  El delantero francés del Valencia Kevin Gameiro ha experimentado una notable evolución en los partidos disputados con su equipo en 2019 que le ha llevado a su resurrección deportiva tras un inicio como valencianista lleno de dudas que incluso le situó en una incómoda posición de cara al mercado de invierno.

Gameiro, de 31 años, se erigió en el jugador clave del empate del Valencia ante el Betis este jueves en la ida de las semifinales de Copa del Rey, al marcar un gol y servir otro que permitieron acabar el choque con empate a dos goles cuando su equipo perdía por 2-0.

El atacante francés llegó al Valencia el pasado mes de julio por expreso deseo del entrenador Marcelino García Toral y tras una larga y tensa negociación con el Atlético de Madrid, pero sus primeros pasos como valencianista estuvieron marcados por un pobre rendimiento.

De hecho, los insuficientes registros desde agosto a diciembre derivaron en la posibilidad de que el futbolista pudiera abandonar el club en el mercado de fichajes de invierno y opciones como el Milán en Italia o el fútbol chino se llegaron a apuntar como posibles destinos del atacante galo.

A su bajo rendimiento, y con el Valencia muy alejado de los objetivos marcados a principio de curso, se unió el de otra de las apuestas ofensivas de la temporada como era el belga Michy Batshuayi, lo que obligaba al club de Mestalla a mover ficha para paliar esta situación.

Sin embargo, la principal diferencia entre un caso y otro es que mientras que la actitud y trabajo de Gameiro nunca se puso en duda, en el caso de Batshuayi su aparente falta de compromiso acabó por marcarle la puerta de salida.

Además, prácticamente desde que se abrió oficialmente el mercado de traspasos de mitad de temporada se produjo una transformación radical en las prestaciones de un Gameiro que en poco más de un mes ha sido fundamental en el no menos destacado resurgir del Valencia.

Si bien su rendimiento goleador es de tres goles en 2019, ha sido otras facetas del juego, especialmente como asistente, lo que ha distinguido en este periodo al atacante galo, que también tiene a su favor que en este tiempo, lejos de ser titular, ha empezado casi todos los partidos desde el banquillo.

Así, en menos de cuarenta días Gameiro marcó en el Molinón en la derrota por 2-1 en la ida los octavos de la Copa del Rey y ante el Barcelona en el partido de Liga del pasado fin de semana, además del vital tanto del jueves ante el Betis en la ida de la semifinal copera.

Pero además, la aportación del francés ha destacado también en su función como pasador, ya que asistió ante el Sporting en la victoria copera por 3-0, así como ante el Celta en Balaidos en el triunfo en Liga por 1-2 y nuevamente en cuartos de final de Copa ante el Getafe en el 3-1 de Mestalla.

En estos dos últimos casos, su actuación resultó providencial ya que asistió a Rodrigo en el gol que hacía el 1-2 ante el Celta en el minuto 84 y repitió ante el Getafe en el tercer gol valencianista que daba el pase a semifinales de Copa en el tiempo añadido del partido.

En la jornada del jueves, Gameiro culminaba su transformación al ser el factor determinante que cambió el partido ante el Betis y que dejaba con vida en la Copa a su equipo tras estar casi con los dos pies fuera.

Tras entrar al campo en el minuto 58 en sustitución de Santi Mina con 2-0 en el marcador, Kevin Gameiro asistía a Cheryshev en el minuto 70 para marcar el 2-1 y marcaba, de nuevo en el tiempo añadido, el 2-2.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email