GRUPO PLAZA

opinión pd / OPINIÓN

Javi Gracia, ábrete un Tinder

17/03/2021 - 

VALÈNCIA. En los tiempos que corren es difícil gustarle a todo el mundo, de hecho, es difícil ya hasta gustarse uno mismo. Pero lo de Javi Gracia, ya no tiene ninguna explicación posible. Hoy lo voy a intentar otra vez, porque creo que Javi Gracia no tiene Tinder.

Las aplicaciones para encontrar el amor –porque el que diga que es amistad miente como un bellaco- sirven para poder sentirse querido y, con mucha suerte, encontrar el amor. Tinder es la reina de las aplicaciones para conocer gente ahora, aunque en mi época reinaba Badoo –¿he dicho conocer o triskar?. Aunque, como en todo había quien usaba el Messenger para ligar y rematar, eso sí que era de cracks.

A Javi Gracia no le pedimos que sea capaz de hacer eso por Messenger, que sería como ganar la liga con este equipo. Pero por Messenger sí que podías mantener la conversación, darle un par de zumbiditos para que se diera cuenta que estabas ahí y encarrilar la cosa para cuando la tuvieras delante, solo tener que rematar la faena. Yo pensaba que Javi Gracia, por edad y experiencia, tenía Messenger pero igual ni eso.

Porque eso es lo que debería hacer Javi Gracia, trabajar y trabajar durante la semana para que el finde solo tenga que rematar o, al menos, intentarlo. Este equipo trabaja conceptos y lo intenta, pero no da pie con bola. Y no lo hace porque no hablan suficiente, no hay conexión con el entrenador. No hay amor entre la plantilla y el cuerpo técnico. Es algo palpable que a Javi Gracia le quiere poca gente en el club –y fuera de él- pero si tenemos que aguantarnos hasta junio, al menos vamos a intentar trabajar con la mejor predisposición, actitud y entendimiento posible. Si alguien no está al nivel sí que es verdad que le da algún toque –o zumbidito- para que espabile como a Guedes o a Maxi, pero no es capaz de mantener una línea de trabajo –o conversación de Messenger- capaz de enganchar al grupo hasta el fin de semana. Se desconectan. Se ponen en el clásico modo “Ausente” que tanta rabia daba cuando no te daban ni bola y dejan pasar el tiempo hasta que tú mismo te pirabas.

No entiendo cómo en la previa de partido no trabajó el sistema lo suficiente. Lo hizo dos de los cuatro entrenamientos posibles, pero en este tipo de situaciones debió hacerlo hasta el último suspiro del último entrenamiento. Cada maestrillo tiene su librillo, y tengo colegas que al primer día metían cam en el Messenger y triunfaban, pero no era lo habitual.

Hay que actualizarse Javi Gracia. Cuando te abres un Tinder –me ha contado un amigo mío eh, que yo nunca he tenido…-, tienes que poner una buena foto de perfil, una descripción molona –sobre todo si eres difícil de ver- y, si quieres, pagar para tener una serie de ventajas como superlikes, boost, gold y cosas así para que la cosa vaya más rápido o tener más posibilidades swipeando. Vas pasando perfiles y diciendo si te mola o no la tía –en mi caso, bueno en el de mi primo ¿O era mi amigo?-. Si haces match, empieza el chat, si no haces match, te vas a freír espárragos.

Púes Javi Gracia ni pone su mejor foto, ni se curra una descripción adecuada ni, evidentemente, paga por superlikes. No puso el mejor once posible –ni esta ni las últimas veces- ya que si quieres sacar el balón jugado desde atrás con la defensa, Guillamón en el centro de la zaga o incluso Ferro en ese tridente, podían haber hecho mejor papel. Problemas con la salida de balón, la canalización y la llegada –más allá de errores individuales-. Luego, una vez iniciado el partido y viendo que “la foto” no era la adecuada, no corrigió nada “de la descripción” hasta bien entrada la segunda mitad. Y tampoco surtió efecto. La descripción mala, incompleta y poco efectiva para conseguir el objetivo. Si ves que no te dan bola con lo que has puesto en el perfil, reacciona y prueba otra cosa; porque de lo contrario acabas palmando. Y, para finalizar, Meriton no le ha comprado superlikes, pero sí que ha conseguido que te regalen una “suscripción de prueba” a modo de jugadores cedidos  que no utilizas ni siquiera para saber cómo van. No pone un fichaje por convicción jamás, solo por necesidad extrema. Algo que no entiendo. Yo, si tengo superlikes –bueno, mi amigo…- los uso con la que creo conveniente para al menos tener una alternativa. Vale que Meriton es como ese supuesto colega que te anima a dejar a la novia, te dice que entres ahí porque te vas a inflar a ligar, te lo vende todo de color de rosa  y luego ni una cosa ni la otra… sabemos que tu amigo es un jeta y te ha engañado pero, una vez dentro de la app,  inténtalo: No tienes nada que perder. Como su temporada en el Valencia CF.

Javi Gracia en Tinder hace como los que van probando a ver si suena la flauta. Le dan a tope de likes y swipeando a la derecha a ver si hay suerte. En ocasiones le hacen caso y sale un match a modo de victoria, otras no pasa nada y empata, pero en algunas te colorean la cara. Es verdad que a veces con este sistema te ligabas al mayor pivón, pero otras veces era un espejismo y se trataba de un maromo.

Bromas aparte, Javi Gracia no continuará la próxima temporada y sigue haciendo méritos para que salga precipitadamente de ésta. La culpa de todo es de Meriton, desde luego, pero no podemos siempre excusarnos en eso cuando tienes equipo para, al menos, no sufrir tanto como lo estamos padeciendo esta campaña. Nadie quiere eso y, por consiguiente, tampoco quiere un entrenador que ni se inmute ante situaciones así.

Así que, Javi Gracia, en definitiva solo tienes dos opciones para sentirte querido  aquí en Valencia: Gana partidos o ábrete un Tinder.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email