Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Muchas dudas sobre la nulidad tal y como la plantea el Hércules  

La Segunda B espera un Decreto del Gobierno

28/04/2020 - 

ALICANTE. El fútbol profesional regresa a la actividad a partir de la próxima semana, pero... ¿y el no profesional?

Son ya dos las semanas que han transcurrido desde que Luis Rubiales, el presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), trasladó a las federaciones territoriales su propuesta para la finalización anticipada de la temporada 2019/20 en el fútbol aficionado sin descensos y con un 'play-off' exprés que decida los ascensos en cada categoría, empezando por la Segunda División B. El cambio de parecer de Rubiales, que solo un mes antes había defendido la continuidad de la competición en todas las categorías más allá del 30 de junio, levantó una enorme polvareda, llevando al seno de las territoriales a debates inconclusos, votaciones y a que los clubes empezaran a lanzar públicamente propuestas en función de sus intereses. 

En un mes pasó de querer jugarlo todo tal y como estaba previsto a disputar solo un 'play-off' y de ascenso, pero dos semanas después de esto último nada se sabe, pese a que el país inicia la desescalada en las prohibiciones para luchar contra la pandemia de Covid-19 y la vuelta a la "nueva normalidad".

El pasado domingo teníamos la oportunidad en Alicante Plaza de contar con la opinión de Diego García, quien además de expresidente del Elche y abogado experto en Derecho Deportivo es precisamente vocal de la junta directiva de la RFEF. El que fuera máximo mandatario franjiverde hasta el pasado verano apuntaba a la necesidad de la intervención del Gobierno, ya que ninguna de las propuestas que hay sobre la mesa encuentran cobertura en el actual Reglamento General de la RFEF y la modificación de este exige de un procedimiento (intervención de la comisión delegada, de la asamblea general y visto bueno posterior del Consejo Superior de Deportes como este medio ha ido informando) que choca con la situación actual que obliga a la adopción ágil de medidas: desde completar la temporada jugando más allá del 30 de junio a, especialmente, declarar nulo el curso liguero 2019/20, pasando por darlo por terminado por adelantado y decidiendo ascensos solo (en una fase de ascenso abreviada o con base a la clasificación) o también descensos (con un 'play-off' o con base a lo que refleja la tabla), propuestas todas estas que no tienen hoy por hoy cobertura legal, por lo que su puesta en marcha como tal supondría entrar en un terreno abonado a impugnaciones. 

La intervención directa del Gobierno o a través del CSD parecen el camino idóneo para evitar esto último, las impugnaciones. Que sea por medio de un Decreto-ley como se resuelva el entuerto en el sentido que sea. Y así es como se encuentran los clubes afectados ahora mismo, a la espera de que el ejecutivo mueva ficha, después de sospechar primero que la mano del CSD estaba detrás del cambio de postura de la RFEF y esperar después que tras hacerse público el famoso 'pactos de Viana' se resolviera el entuerto. 

Muchas dudas sobre la nulidad tal y como la plantea el Hércules

Hace una semana y como reacción a la famosa propuesta de creación de una Segunda B-Pro por parte de los equipos que ocupan la parte alta de la tabla en los cuatro grupos de Segunda B, una veintena de clubes que luchan el descenso (el Hércules y el Orihuela, entre otros) insistía por carta a la RFEF en que, de no ser posible finalizar la Liga regular y el correspondiente 'play-off' el 30 de junio como tarde, se declarase nula la temporada. Los firmantes aludían al artículo 188 del Reglamento General de la RFEF, relativo a la alteración de las competiciones y de los periodos de inscripción y que establece lo siguiente: "En caso de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, la RFEF podrá suspender total o parcialmente las competiciones, así como prorrogar o reducir los períodos de inscripciones, en coordinación, en su caso, con la Liga Nacional de Fútbol Profesional, cuando así resulte legalmente oportuno".

Nadie duda de que estamos ante una situación de fuerza mayor, pero no son pocos los juristas que advierten que dicha disposición no permite declarar nula la temporada. La asesora jurídica de clubes y deportistas, Irene Aguiar, nos ofrece su punto de vista: "El 188 habilita a la RFEF para suspender la competición y declararla nula tiene una implicación en la clasificación que, en mi opinión, excede ese artículo ¿Qué entendemos por nula? Yo entiendo que es no solo suspenderla, también declararla desierta, sin ascensos ni descensos y para hacer eso debería modificar también las disposiciones relativas a ascensos y descensos".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email