Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Meriton colecciona rebeldías

29/10/2020 - 

VALÈNCIA. En el día de ayer se cumplió una jornada más en la que Geoffrey Kondogbia siguió lejos de la dinámica del grupo y parece muy complicado que pueda estar ante el Getafe el domingo en Mestalla. Pese a que la versión oficial (parte médico incluído) es que el futbolista tiene unas molestias en su talón, a nadie se le escapa la situación generada por la negativa de Anil Murthy de traspasarlo al Atlético de Madrid tras la "explosión" del propio futbolista en redes exponiendo su malestar y acusando públicamente al presidente del Valencia de haberle mentido.

Pese a los intentos del club por volver a integrar al futbolista y sumarlo nuevamente para la causa, la realidad es que tal escenario parece lejano ahora mismo. La rebeldía del francés se suma a todas las que ya ha coleccionado la dirección singapurense desde que llegó al Valencia CF. Su historial como entidad que no tiene ningún reparo a la hora de traspasar futbolistas, se traduce en que los equipos que han venido a por algún futbolista a Mestalla saben que si el jugador en cuestión está por la labor, no es complicado acabar forzando la máquina para conseguir el objetivo.

Salvo en las temporadas en las que Mateu Alemany estuvo al frente de la parcela deportiva, el resto de los años en los que ha estado Meriton, han vivido algún caso en los que los futbolistas han puesto pocos remilgos a expresar sus ganas de abandonar el Valencia CF.

En el verano del 2015 y en el último entrenamiento previo a afrontar la ida de la eliminatoria previa para clasificarse para la Liga de Campeones se produjo una fuerte discusión entre Nuno y Nicolás Otamendi. El argentino estaba a punto de concretar su trapaso al Manchester City y fue muy claro en su conversación con el entrenador portugués "míster, me juego mucha plata". Así que el defensa se quitó de en medio sin ningún reparo y acabó donde él quería, en la Premier y en el equipo citizen.

En el verano del 2016 no hubo un caso, sino dos. La pretemporada en Inglaterra vivió el intento del Sevilla de llevarse a Dani Parejo. El tema llegó hasta tal punto que hubo un hecho en especial lamentable. Sucedió en la localidad británica de Marlow y fue antes del entrenamiento cuando el equipo estaba citado para una charla técnica con apoyo del vídeo. La plantilla llegó a la sala destinada a indicada y el Pako Ayestarán le pidió a Parejo que se marchara. El jugador se fue al autobús a esperar a que acabara la charla. Veinte minutos después el resto de la plantilla abandonó el hotel y se fueron todos juntos a entrenar. Una sesión que el de Coslada volvió a realizar en solitario ya que entrenó varios días apartado de la disciplina del grupo. El pulso tomó tales dimensiones que el entonces director deportivo de la entidad, Suso García Pitarch, cargó duramente contra el de Coslada "le exigimos profesionalidad porque es uno de los jugadores que más dinero le cuesta al club. Nunca me he encontrado con uno que muestre una actitud como esta. Parejo está faltando el respeto al valencianismo y al club. debe salir públicamente a pedir perdón a la afición", llegó a decir el de La Pobla de Vallbona, en la presentación de Martín Montoya unos días más tarde. Finalmente el Sevilla no puso encima de la mesa el dinero que pedían en Mestalla, y Parejo se quedó para acabar convirtiéndose en historia del club valencianista.

Con los puntos de la herida por el caso Parejo aún tiernos, Peter Lim negociaba en Ibiza junto a Jorge Mendes y Bartomeu la venta de Paco Alcácer a los catalanes. El futbolista, desilusionado ante la deriva deportiva de la entidad, nunca dijo nada en público durante el dilatado proceso que acabó con el torrentino en el equipo azulgrana. Es más, una de las situaciones que la afición valencianista le reprochó en este culebrón veraniego fue su silencio y que en ningún momento saliera a hablar. Sin embargo Alcácer "habló" primero con hechos, ya que fue alineado en la primera jornada en Mestalla ante Las Palmas. Derrota por 2-4 y un Alcácer presente en cuerpo y poco más. Su falta de implicación irritó de tal manera a Paco Ayestarán que para el siguiente partido en Eibar lo dejó fuera de la convocatoria. La mente del que había sido capitán del equipo ya estaba en otro sitio y lo rubricó en entrevistas concedidas en la Ciudad Condal con la frase que lo sentenció para el valencianismo "Cuando entrenaba y jugaba con el Valencia CF solo pensaba en el FC Barcelona". También hay que recordar las palabras de la expresidenta Lay Hoon al valorar su marcha: "No tiene sentido hacer icono a alguien que tiene su corazón en otra parte"

Ahora el conflicto lo protagoniza Kondogbia en la forma y la palabra. Su instagram y sus molestias en el talón le hacen protagonizar un nuevo acto de rebeldía. Veremos si el propietario lo aprovecha para hacer caja o le deja tiempo a Gracia para convencerlo de volver a subirse al barco.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email