Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

TENIS | final de ROLand garros 2020

El implacable Nadal y su decimotercer título de Roland Garros

Foto: EFE/EPA/JULIEN DE ROSA

El legendario tenista español se impone 6-0, 6-2 y 7-5 en la final de la 'Copa de los Mosqueteros' ante Novak Djokovic

11/10/2020 - 

Rafa Nadal, implacable, incontestable, granítico, con una fortaleza metal y de juego táctico y físico enormes, doblegó a Novak Djokovic para conquistar su décimo tercer título de Roland Garros, al tiempo el vigésimo en Grand Slam para igualar a Roger Federer. Victoria cien del tenista español en la tierra batida parisina, en una pista Philippe Chatrier -cubierta-, que por primera vez, obligado el cambio de fecha por la pandemia del coronavirus, se disputaba en el otoño de París. ¿Jugó una mala final Djokovic? En absoluto. Lo que sucedió fue que Nadal compitió una final para extender y extender más aún su leyenda en el deporte mundial. El tenista español llegó sin haber cedido un solo set en el torneo y, por lo pronto, arrancó la final con un 6-0, reforzado luego con un 6-2. Costó la siguiente manga. Dura. Nole se resistió. Pero Rafa, fue Rafa con un 7-5 para coronarse, otra vez.

Nadal empezó rocoso, intenso, solvente con un primer break ante un Djokovic algo nervioso. El tenista español siguió el mismo ritual que el serbio cuando se fue a su servicio: meditaban bien cada saque, cada movimiento. Aunque Djokovic neutralizó el 40-15 del balear, Nadal confirmó el break con el segundo juego a su favor Las dudas de Djokovic persistieron ante un Nadal concentradísimo, que corría bien cada bola, que daba forma a un excelente inicio, volviendo a romper el servicio del servicio y colocándose 3-0 arriba.

Claro, eso de que Nole tuviera dudas, en todo caso, debía de pensarse en el contexto de que se cruzaban las dos mejores raquetas del mundo en la arcilla parisina y que no dejaban de plantear un tenis de una calidad enorme. Llegó Djokovic a tener tres bolas de rotura en el cuarto juego. Nadal resistió, las salvó. Y por fin se apuntó el 4-0. Quiso jugar rápido el serbio en el siguiente juego, con su servicio, y lo acomodó bien. Pero el 40-0 lo acabó sepultando Nadal con un juego granítico para afilar a un más el set con el quinto juego a su favor. Nadal, sencillamente, concretó un set perfecto (6-0) en la puja de los dos mejores del mundo por la Copa de los Mosqueteros.

Djokovic ganó su primer juego a los 54 minutos de partido. El tenista balcánico servía en el primer juego y subió en agresividad y buscó puntos con su drive. En todo caso, Nadal seguía firme en su juego. Pero Nole pudo celebrar el primero en esta final de Roland Garros. El tenista español, sin embargo, no cedió luego al servicio e igualó rápido para no dar opción al serbio a que extendiera la ventaja. Djokovic buscaba cualquier fórmula para hacer ceder al español, quien seguía notable de piernas y planteando un partido tácticamente perfecto. Así, Nadal apuntó otro break, confirmado luego al servicio para registrar el 3-1 en la segunda manga.

Foto: EFE/EPA/JULIEN DE ROSA

La solidez mental y de juego del tenista balear se mantuvo implacable ante un Djokovic que, en todo caso, estaba jugando a un alto nivel. El problema para el serbio era que lo de Nadal hasta el momento era incontestable. Rafa se anotó otro juego rompiendo, de nuevo, el servicio del número 1 del mundo. Y lo confirmó luego con otro juego resuelto con el décimo octavo golpe ganador para colocarse 5-1. Djokovic consiguió replicar al juego prácticamente perfecto del jugador manacorí y se apuntó el siguiente juego al servicio. Nadal rugió luego y se apuntó el set por 6-2, dejando la historia a una manga más de su décimo tercer título de Roland Garros, su vigésimo Grand Slam para igualar a Roger Federer.

Djokovic, una ganador nato como su rival, en absoluto iba a dejar a Nadal celebrar nada antes de tiempo. Y el serbio, al servicio, jugó agresivo y veloz para arrancar el tercer set, apuntándose el primer juego. Rafa, de dulce en casi todo lo que hacía y proponía en la final, no permitió que Nole le hiciese un break e igualó. El balcánico, número uno mundial, se tuvo que vaciar para poder sostener el siguiente juego al servicio. Encontró otro pero Djokovic: Rafa no cedía en su servicio y, además, firmaba luego un break (3-2).

Le costó a Djokovic dos horas y once minutos romperle un servicio a Nadal en esta final de 2020 sobre la tierra batida de la pista Philippe Chatrier. En el sexto juego del tercer set, el serbio colocaba un 3-3 y confirmaba su crecimiento del tenis que quería proponer, que no que Nadal hubiera bajado enteros, con el 4-3. El español, número 2 del mundo, tiraba luego de su saque y no dejaba que se escapara su oponente, igualando el set. Nole afilaba su tenis y tras un juego largo se ponía 5-4. Nadal volvió a desarrollar bien el siguiente juego para igualar y luego ganó el break para sacar para ganar Roland Garros. En efecto, Rafa, siempre Rafa, ganó.

Foto: EFE/EPA/IAN LANGSDON

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email