Hoy es 25 de julio
GRUPO PLAZA

nunca he estado en turquía / OPINIÓN

¿Usted (exactamente) a qué ha venido?

25/06/2024 - 

VALÈNCIA. Mientras sacio mi sed de fútbol de verdad en la Eurocopa, cada vez que como profesional de la información me toca echar un ojo al circo de tres pistas en el que han convertido al Valencia CF más ganas tengo de empalmar la Eurocopa con la Copa América y luego los Juegos Olímpicos.

La semana pasada el Valencia CF oficializó la renovación enquistada de Rubén Baraja. Por más que el club asegurase que los únicos puntos de discrepancia era económicos, nada más lejos de la realidad. Ha habido roces de diversa índole en los que Quilón ha sabido cómo apretar. Si luego les vuelven a tomar el pelo, será noticia pero no será una sorpresa.

El caso es que el club se apresuró a anunciar el acuerdo a bombo y platillo, normal. Sin embargo, tras los vídeos, las fotos y demás había una ausencia notable en ese anuncio ¿Donde estaba la presidenta Layhoon?

En un club de fútbol normal (y el Valencia dista desgraciadamente mucho de serlo) es impensable que el presidente no se haga una foto con el entrenador contratado o renovado, y mucho menos que esté ausente de las negociaciones. El año pasado la excusa para fumarse 5 semanas fue la boda de su hijo. Desconozco si este año se le ha casado otro familiar, o si es que tiene una empresa de catering para bodas en Singapur y ello le consume mucho tiempo.

Lo que es una realidad incuestionable es que Layhoon está más tiempo fuera de Valencia que en la ciudad. Ni le gusta esto, ni lo entiende, ni tiene el más mínimo interés por aprender. Sólo le ata al club la obediencia ante el amado líder. De lo contrario hace tiempo que se hubiera marchado.

Es público y notorio que este año se han dado episodios de documentos a firmar por su parte o necesidad de su visto bueno a los que la respuesta ha sido que la presidenta no estaba y que ya veríamos cuando aparecía por oficinas. La pregunta es ¿Realmente a qué vino Layhoon en esta segunda etapa? 

Layhoon apareció por Valencia como la cara amable del régimen después de los Murthyleaks desvelados por los compañeros de Supérdeporte. La milonga contada desde Singapur entonces era que Layhoon venía "a desencallar el tema del Nou Mestalla". Dos años después. Por más que los apolegetas del "Local Management" y de los dos Valencias diferenciados (el de aquí y el de Singapur) extendieran ese mantra, la realidad es que esa mentira se ha desplomado con estrépito con el paso del tiempo.

El día del anuncio para fulminar a Murthy el comunicado decía textualmente "El Consejo desea aclarar que el contenido de las conversaciones filtradas entre Anil Murthy y varios terceros son opiniones personales de Anil Murthy y no del Valencia. El Valencia se desvincula de dichas opiniones". Si yo no recuerdo mal (y desgraciadamente para algunos, si algo tengo es memoria), uno de los momentos cumbre de las escuchas a Murthy fue aquella en la que se refería a las visitas a los políticos para hablar del Nou Mestalla "Prefiero ir, que me digan lo que quieren, siempre con la sonrisa. ‘Gracias, gracias, gracias’. Luego cuando Germán Cabrera (abogado del club): ‘pum’, vamos a llevar a la Generalitat a juicio".

A día de hoy, no sólo Meriton ha demostrado que no se desmarcaba nada de lo descrito por Murthy, si no que tras denunciar a Generalitat y Ayuntamiento, y tener una sentencia en contra del TSJ han corrido a recurrirla. Por tanto, ¿Qué ha ofrecido Layhoon de nuevo desde 2022 para "desencallar" el tema del Nou Mestalla? Nada, absolutamente nada. Su vuelta fue una simple operación de maquillaje tras el desgaste producido por la figura de Murthy.

Layhoon anda escondida, difuminada (como en la foto que preside este artículo de opinión), moviéndose entre las sombras -que es el escenario que más agrada a Singapur-. Pese a que empezó dando algunas ruedas de prensa, desapareció tras la del 1 de febrero de 2023 en la que comprobó como la prensa puede ejercer la libertad de preguntar y de crítica (eso no se estila en su país). Está encantada con el Local Management que por figurar y por cuatro migajas de poder ejercer en la cadena de mando, salgan a la palestra encantados de conocerse y lancen cortinas de humo para esconder la realidad.

Y la realidad no es otra que no hay club, que están exprimiendo la posibilidad de pegar el último sablazo a la ciudad, y que cuando lo hagan o constaten que es materialmente imposible chuparle más la sangre al murciélago, no volverán a poner un pie aquí. 

Layhoon es la imagen del tardolimismo en un club que mimetiza la bunkerización de la etapa Murthy (no en vano, allí siguen todos sus vasallos y quien llega nuevo no sólo no corrige usos y costumbres si no que los potencia), no ha venido a cambiar nada ni a ocuparse del Valencia. Solo ha llegado a controlar los modos para poder hacer efectiva cada año menos inversión por parte del propietario y ver si aún dan un último golpe. Falta por saber si es como en las pelis de ladrones y le dice a la familia aquello de "os juro que este es el último. Un último golpe y lo dejo".

PD: pese a los intentos de la monchosfera por quitarle méritos a Mamardashvili, la realidad es que tienes en tus filas al mejor portero de la Eurocopa y en lugar de pensar en cómo retenerlo para hacer en torno a él un buen equipo, Meriton está como loco por subastarlo. En este engendro han convertido al que fue uno de los mejores clubes de España y uno de los destacados en Europa.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email