X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

LA OPINIÓN DE LOS COLABORADORES

"Con un porcentaje tan bajo de acierto, optar a la Champions se antoja imposible"

18/02/2019 - 

VALÈNCIA. Los colaboradores de Plazadeportiva.com muestran su visión sobre el Valencia CF - RCD Espanyol:

ALBERTO SANTAMARÍA

Otra vez. Una más. Y ya no sé cuántas van. El gol se le resistió por enésima ocasión a un Valencia que volvió a perder una oportunidad de oro para acercarse a la cuarta plaza de clasificación. El equipo lo hace todo o casi todo bien. Los rivales apenas la generan oportunidades pero no es capaz de ver portería. Ayer sin Rodrigo, pero no hay excusa. Con un porcentaje tan bajo de acierto, optar a la Champions se antoja imposible. Diecinueve disparos pero solo uno de ellos entre palos es una estadística que habla por sí sola. Y por desgracia, ésta es difícil de trabajar. ¿Qué hubiera sido de este Valencia de haber hecho los deberes en Mestalla en los últimos siete días? Pues eso. Ahora bien, mientras haya vida, habrá esperanza.

MANOLO MONTALT


El Valencia CF, tocó, llegó, rondó el área, centró... pero no remató. Muchas llegadas, un tiro al palo de Gameiro y una parada de mérito de Diego López que se encontró en los pies un remate de Parejo. Parejo no lució tanto y el equipo lo nota. Rodrigo, que abre muchos espacios con sus controles orientados, tampoco estuvo. Y Guedes pelea contra el peor enemigo que puede tener un futbolista, el exceso de ganas.

Bien la faceta defensiva con un Roncaglia cada vez mejor y más asentado. 

La liga se le atraganta al Valencia que tendrá que remar mucho para subirse al tren europeo.

JOSEP LIZONDO

No podrá decir el VCF que no lo la tuvo a huevo. En estos seis puntos en casa estaba la Champions, y el pasito adelante que llevamos todo el año buscando. Pero nada es gratis en esta vida. Esa ristra de partidos seguidos de alto voltaje y desgaste en tan poco espacio de tiempo, esa mezcla de jugadores que ya no pueden más y otros que llegan de lesiones todavía sin el ritmo, pesa demasiado. Incluso parece un guión escrito adrede para evitar el salto. Justo cuando tienes la gloria ahí, se te lesiona hasta el portero. El partidito lució el mismo ritmo pachorra que el anterior. Sin ese punto de ritmo es imposible ganar hoy día un partido. Es demasiado fácil de defender, más si eres como el Espanyol, que se conformó tanto con el punto que incluso viendo que con frescura y velocidad arriba hubiera hecho un roto hizo cambios conservadores. Incluso así has tenido oportunidades de sobra para ganar. La de Gameiro, y la de Garay bastan. Pero en fin, es un año de copas. Ya ligaremos la próxima vez.

VICENT MOLINS

Hay un patrón de comportamiento más allá de la mala suerte o la falta de acierto. El conocimiento rival de saber que, fuera de las citas trepidantes, si se encierran ante el Valencia, el equipo necesita llegadas muy recurrentes para conseguir un mínimo acierto. La actitud, el derroche, la propuesta fue impecable, pero justo el paso del tiempo consumió las ideas. Guedes debe saber reencontrar su rol para abrir este tipo de encuentros. El equipo debe tener más alternativas para leer escenarios constantes como el de este domingo.

VICENTE BAU

Merecimos ganar. Pero eso no es suficiente. El empate a cero no sirve para seguir escalando en la tabla de Primera y el gol sigue siendo la asignatura pendiente de un Valencia que pese a dominar con claridad no fue capaz, más bien fue incapaz, de perforar la meta de un Espanyol que ofrece muy poquito fuera de casa. Falta gol de forma ya alarmante y los objetivos de la Liga visto lo visto hasta ahora parece un imposible. El fútbol vive de la magia del gol y el equipo incapaz de anotar los en todo lo que llevamos de temporada se llama Valencia sin ninguna duda.

PACO GISBERT

Esta temporada, cada partido en Mestalla es un sin vivir. Un continuo esfuerzo desde el sofá o la localidad en la grada para empujar el balón hacia la portería contraria, como si el impulso exterior pudiera cambiar la dinámica de un equipo al que le cuesta un mundo hacer goles contra conjuntos encerrados. Como la semana pasada, el València encerró al Espanyol en su área, gozó de numerosas ocasiones, pero no pudo materializar ninguna. Y el balance en Mestalla sigue siendo espantoso: el València solo ha ganado en su casa a los tres colistas. El Centenagrio no está fuera, habita en la casa propia.

NACHO COTINO

JOSEP BOSCH

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email