X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la opinión de los colaboradores 

"Las sensaciones siguen siendo peor que malas"

31/10/2019 - 

VALÈNCIA. Los colaboradores de Plazadeportiva.com muestran su visión sobre el Valencia CF 1-1 Sevilla FC:

JOSÉ MARÍA PERIS

I el protagonista del partit va ser el menys esperat. Maxi, Kang In o, fins i tot, Ferran tenien els papers en teòria per ser protagonistes del partit, ofensivament parlant, per les absències de pes a la part de dalt. Però Sobrino, Rubén, amb huit minuts jugats fins el moment va donar un pelet més de prestigi al llibre de jugades a pilota parada de Celades i es rescata un punt que, vist el vist, sembla bo. I ho sembla perquè es torna a ser un equip bipolar, futbolisticament parlant. Trist, monòton i melancòlic per moments que, a un colp de gràcia positiva, muta en una eufòria que fa pensar en gloses èpiques. En qualsevol cas, conforme està esta nova reconstrucció, si no es pot guanyar, millor empatar.

VICENTE BAU

Un empatito extraño por juego, resultado y un Valencia muy poco rompedor ante un Sevilla que dominó a placer la segunda parte y se dejó empatar casi de forma irrisoria por un Valencia que parece físicamente mal preparado. Mestalla empieza a estar más cansada del Valencia que los jugadores por el campo y eso se nota en el ambiente crispante que se vive en las gradas de forma justificada. Al final empatito que sirve de poco y un mensaje triste de un triste Valencia.

PACO GISBERT

Desde el caos, la crispación y la desesperanza igualó el València un partido que tenía perdido contra un Sevilla que controlaba el encuentro con tanta comodidad que parecía que, por poco que se lo propusiera, acabaría llevándoselo holgadamente. Pero es que este València descosido por las absurdas decisiones de Meriton es así, como una montaña rusa que pasa con increíble facilidad de la euforia a la depresión. Y el partido del equipo fue de esa manera, ciclotímico, capaz de lo mejor y de lo peor, de apenas crear ocasiones al rival cuando estaban sus mejores jugadores sobre el campo a terminar el partido con dos futbolistas en el césped que no contaban para los técnicos a comienzos de temporada y con posibilidades de ganar. Tal y como están las cosas, un punto siempre suma, a la espera de que las ideas de Celades calen en su plantilla.

JOSEP LIZONDO

Seguramente el Sevilla no haya tenido un partido más cómodo que este en Mestalla en los 90 años de Liga. Las sensaciones siguen siendo peor que malas. La fe en lo que se hacía, ese equipo granítico difícil de ganar incluso en sus peores días, ya no es más que una  recuerdo. Esta línea de encajar gol todos los partidos,  y ser incapaz de hacer más de uno, te lleva irremediablemente a la parte media baja de la tabla. 8 goles llevabas el año pasado a estas alturas, 18 llevas ahora. Probablemente quede para agarrarse esa reacción tras el gol, que puede que explique que sea todo eso, falta de confianza en una idea. No me mola nada esa imagen del Sevilla toreandote a rondos, pero precisamente esa complacencia de no saber leer el partido y desperdiciar el KO del VCF en pases a ninguna parte es lo que te ha salvado el cuello.

VICENT MOLINS

Como si hubiera dos equipos con la misma camiseta. El sumergido, el que no se ve, el que se puede percibir como un recuerdo o como una aspiración. Y el que está en la superficie, que es apenas una pista del otro. En esa dualidad, convive el Valencia. Tibio, tibio. Sin descalabrarse, sin definirse. Bordeando cualquier escenario.

SERGIO ARLANDIS 

No se me ocurre reproche alguno a un equipo que va a golpes de emoción. Quizá lo único que me escama es la indolencia de Kondogbia en el banquillo y en sus primeros minutos sobre el campo. Este equipo ahora está castigado por la fatalidad, pero está bendecido por la calidad y el pundonor. Otra cosa es plantearse a qué te lleva la posesión y ciertas decisiones del club. Ojalá todo esto sea solo un estado de ánimo porque si el problema es más profundo no sé cómo acabará la temporada. Tengo también la sensación de que voy a echar mucho de menos cada minuto que pasemos sin Coquelin.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email