X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 21 de noviembre y se habla de ruben uria valencia cf opinion VICENT MOLINS
GRUPO PLAZA

LOS TRASPASOS ENTRE VALENCIANISTAS Y CULÉS SON UNA CONSTANTE DE MERCADO EN LOS ÚLTIMOS AÑOS

Autopista sin peaje

25/06/2019 - 

VALÈNCIA. De no ocurrir nada extraño, entre uno y tres futbolistas que militan en el FC Barcelona (Cillessen, Rafinha y Denis Suárez) pueden acabar este verano vistiendo la camiseta del Valencia CF. Del mismo modo, al menos uno -Neto- hará el trayecto a la inversa

No son nuevas las relaciones comerciales entre culés y valencianista en ambos sentidos de la trayectoria. Los traspasos a lo largo de la AP-7 de norte a sur y de sur a norte son tan numerosos como habituales. Incluso los más mayores recuerdan el caso de Pesudo, guardameta valencianista al que convenció el dinero culé en el verano de 1961. Sin embargo, no duró mucho aquella aventura y el cancerbero -cinco temporadas más tarde, en 1966-volvía a Mestalla para jugar de blanco otras cinco campañas más.

Quizá el punto de partida de estas transacciones tan fluidas llegó con el traspaso "de ida y vuelta" de Robert Fernández en 1986.

ROBERT FERNÁNDEZ

Verano de 1986, el Valencia CF pierde dramáticamente la categoría, pero su jugador con más mercado, Robert Fernández, iba a ayudar económicamente a rehacerse a la entidad. Siendo todavía presidente de transición hasta la llegada de Arturo Tuzón, Pedro Cortés se ve obligado a transferir a Robert al Barça para poder hacer frente a los numerosos pagos pendientes de la entidad y que la crisis económica no pasara a mayores. Casi 100 millones de pesetas llevan a Robert hacia el Camp Nou.

Pero el asentamiento del proyecto económico y deportivo del Valencia CF presidido por Arturo Tuzón abren la puerta al viejo sueño del presidente: recuperar a Robert. Así que tras la llegada de Cruyff (con quien no pareció hacer buenas migas desde un principio) previo acuerdo por 300 millones de pesetas, el de Betxí volvió a Mestalla en la temporada 91-92.

GERARD LÓPEZ

Una astuta jugada de Paco Roig, quien se acoge a un cambio de residencia aprovechando que el futbolista no tenía aún contrato profesional, lleva a Gerard López -prometedora perla de La Masía- hasta Mestalla en el verano de 1997. Los comienzos no fueron fáciles, y no encontró su sitio con Ranieri, por lo que tuvo que salir cedido. Pero con Héctor Cúper hace una temporada buena, jalonada con una estelar actuación en cuartos de final de la Champions ante la Lazio. El Barça, dolido por la marcha de Figo, quiso repatriar a Gerard a toda costa y en una hábil negociación, Pedro Cortés le sacó 21 millones de euros a aquel esquizofrénico Barça de Joan Gaspart.

OSCAR GARCÍA

El Valencia de Héctor Cúper se fija en una joven perla de la cantera azulgrana. Se trata de Oscar García Yunyent. Los valencianistas llegaron a un acuerdo con el Barça para rebajar los 1.200 millones de pesetas (algo menos de 6´2 millones de euros) y cerrar el traspaso por 1.050 millones (algo más de 6 millones de euros). Su enfrentamiento con Louis Van Gaal, facilitó la operación. 

No se adaptó al equipo valencianista, ya que el tremendo ritmo físico que exigía Cúper a sus futbolistas chocó de frente con las características del catalán. 

Tras 30 partidos como valencianista (sólo 5 como titular) y 4 goles, Oscar marchó al Espanyol por 600 millones de pesetas (algo menos de 4 millones de euros).

DAVID VILLA

Uno de los traspasos que más dolió. El escaparate de la Euro 2008 y el Mundial 2010 dejaron a un Valencia en plena crisis económica sin su bandera. El Guaje David Villa marchaba en dirección al Camp Nou tras el mundial de Sudáfrica por 40 millones de Euros. Más dinero para las arcas de Mestalla vía Barça.

JORDI ALBA

Uno de los jugadores que el Barça sacó a buen precio de Mestalla. Sus inicios en la cantera culé (en la que se le descartó "por bajito") eran un buen motivo junto a su excelente rendimiento en Mestalla -ya había debutado en la absoluta con Del Bosque- para que el Barça estuviera más listo en esta negociación. Por "tan sólo" 14 millones de euros, el equipo presidido por Laporta se hizo con este extremo reconvertido a lateral. A día de hoy, sigue siendo el titular indiscutible de la banda izquierda culé tras seis temporadas, ya que llegó al Camp Nou en la 2012-2103.

JEREMY MATHIEU

El Barça se obcecó en el francés pese a sus tremendos problemas en los tendones y a que lo fichó para el lateral izquierdo, pese a que el futbolista había declarado por activa y por pasiva que quería pasar definitivamente a jugar de central. Además, llevó con él a Barcelona su escasa capacidad comunicativa con el grupo y su querencia a visitar estancos, hábito este nada recomendable en un deportista de élite. Amadeo Salvo, presidente en aquella etapa, se plantó y acabó sacando, pese a la presión culé, los 20 millones de euros de la cláusula de rescisión del futbolista. El traspaso se realizó en el verano de 2014.

ANDRÉ GOMES

El juego vistoso del portugués encandiló en los rectores deportivos barcelonistas tras dos años bastante irregulares en Mestalla. En el verano de 2016 la cercanía de Jorge Mendes con parte de la directiva de Bertomeu y con Peter Lim, agiliza las gestiones y reporta pingües beneficios para los valencianistas, que transfieren al luso por 35 millones de euros fijos más 20 en variables. El portugués sufrió un calvario en el Camp Nou y acabó saliendo por la puerta de atrás al Everton, quien lo acaba de adquirir en propiedad tras una cesión.

PACO ALCÁCER

Quizá el traspaso que más ampollas levantó en la afición valencianista que nunca pensó ver marchar en silencio a su abanderado. En el mismo verano que André Gomes, 2016, el Valencia transfirió al delantero de Torrent por 30 millones de euros al FC Barcelona. Tras dos años complicados en el Camp Nou, Alcácer ha vuelto a demostrar en el Borussia Dortmund alemán que no se le ha olvidado cómo marcar goles.

MUNIR EL HADDADI

Como contraprestación a los fichajes de Alcácer y André Gomes, Suso García Pitarch se hace con la cesión de Munir.

El joven valor de la Masía culé, lejos de demostrar el hambre necesaria para integrarse y aportar en el juego ofensivo, fue una absoluta nulidad que aportó muy poco al juego de ataque del conjunto de Mestalla. Por todo ello, en 2017 el Valencia decidió no ejecutar la cláusula de opción de compra incluida en su contrato de cesión y que ascendía a 15 millones de euros.

JEISON MURILLO

Sorprendió sobremanera la cesión del central colombiano en este pasado mercado de invierno. Caído en desgracia para Marcelino García Toral, los problemas con Umtiti hacen buscar a la desesperada un central a los culés. De repente se activa la opción de Jeison Murillo. Los culé se hacen cargo de la ficha y además abonaron dos millones de euros al Valencia CF por el préstamo. 

Vista su poca participación, el conjunto catalán no hizo efectiva la cláusula de 25 millones de euros, por lo que ha vuelto a la plantilla del conjunto valencianista a la espera de resolver su futuro.

Por el camino quedaron otros como Pellegrino, Kluivert, Oriol Romeu, Seydou Keyta o Martín Montoya, que si bien tuvieron pasado culé, ya llegaron a Mestalla tras haber pasado antes por otros conjuntos

En breve, Barça y Valencia CF, seguirán ampliando esta lista. Esperan en la puerta de entrada, o de salida, Cillessen, Neto, Rafinha y Denis Suárez.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email