Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Xavi Mocholí, el técnico que lo firmó para el Valencia, analiza al jugador surcoreano 

"Kang In aúna talento y hambre, no hay otro jugador como él"

20/10/2020 - 

VALÈNCIA. En el embrionario Valencia de Javi Gracia sorprende y genera controversia el rol de Kang In Lee. De apuntar a jugador indiscutible en pretemporada y en el arranque de LaLiga, el talento de Incheon acumula más minutos en el banquillo que en el campo. El domingo, en el derbi de La Cerámica, se quedó seco. El debate está en la calle. ¿Debe Kang In participar más?

Xavi Mocholí era el coordinador de Fútbol 7 de la escuela de talentos de la ciudad deportiva de Paterna cuando llegó Kang In en 2011 acompañado de su familia y se instaló en Puçol. La decisión de firmarlo para el vivero de Paterna fue de Mocholí, que advirtió en el pequeño Kang In, que por aquel entonces tenía 10 años, unas condiciones fantásticas para la práctica del fútbol. 

"Con todo el respeto del mundo a Javi Gracia, que sabe más que yo y es quien mejor conoce a su plantilla, me sorprende que no juegue más", dice Mocholí, licenciado en Ciencias del Deporte y entrenador nacional Nivel-3 que ha sido coordinador de la escuela del Valencia CF, seleccionador de la Federación Valenciana de Fútbol y coordinador de scouting en el FC Barcelona.

"Kang In aúna talento y hambre, tiene las dos cosas. Es un futbolista diferente", cuenta Mocholí, profesor en los cursos de entrenadores de la Conselleria. "Es un jugador con cualidades para aportar muchas cosas al equipo. No hay otro en la plantilla como él. Es el jugador que mejor enlaza entre líneas y creo que no disponen de otro con similares características y perfil. No hay nadie más con sus condiciones. Para mí, sin ninguna duda, tiene cabida dentro del once del Valencia y de este Valencia", añade.

Mocholí cree que al habilidoso jugador surcoreano "no se le está entendiendo a nivel de medios de comunicación y de redes sociales" y que "se está extendiendo la idea de que es un jugador prepotente o que tiene el ego subido. Yo lo que veo es a un futbolista que tiene mucha hambre por triunfar. Eso no es negativo. Hace poco más de un año fue con 18 años el MVP del Mundial sub 20 de Ucrania. Ya no hablamos de una promesa, hablamos de un jugador contrastado al que se le puede sacar mucho rendimiento ¿Necesita mejorar? Por supuesto, pero sólo podrá crecer teniendo minutos para demostrarlo".

Mucho genio

El técnico valenciano conoce bien el genio del jugador "Kang In tiene carácter y mucha personalidad. Que su carácter lo lleva a que lo hayan expulsado alguna vez por ese ímpetu con el que sale al campo y que lo penaliza, de acuerdo, pero no hay que olvidar que tiene 19 años y que hasta hace nada era juvenil. Eso se tiene que saber manejar en el vestuario", dice Mocholí que explica que "cuando pierde una tanda de penaltis al final del entrenamiento se va cabreado a casa" y que "ahora se mosquea si es suplente, pero ese sentimiento no es malo en un chico de 19 años que quiere triunfar".

Gestionar esa personalidad fuerte "es la tarea más complicada. La de mantener la cabeza limpia y fría para que la suplencia y los pocos minutos de juego, si sigue así, no le afecten. De lo contrario se agobiará y se quemará si no está limpio a nivel mental", advierte.

"Es un caso similar al de Kubo. En el partido del domingo salió acelerado y lo expulsaron. Take y Kang In no se creen mejores que nadie, pero saben que son buenos, confían en sus condiciones. Prefiero eso a un jugador conformista. Prefiero uno como ellos que quiera crecer y triunfar, pero el club también tiene que saber canalizar eso", añade.

Profesional

Mocholí no cree que la suplencia de Kang In se deba a que entrene mal. "No sé qué sucede en los entrenamientos, por supuesto, pero dudo de que no entrene bien porque lo conozco. Es profesional desde que se levanta hasta que se acuesta. Tiene sus teclas y sus cositas como todos los jugadores especiales, pero es capaz de ganar partidos y eso muy pocos lo tiene".

La intención de Peter Lim, máximo accionista del club, es la de renovar y blindar al jugador hasta 2025, pero Mocholí intuye que Kang In, más que hacer caja, sólo busca ser importante en el equipo. "Kang In no se va a conformar con firmar un buen contrato para luego sentarse en el banquillo. No quiere dinero, que me parece algo normal, por encima de todo quiere jugar porque tiene la ambición de triunfar desde que llegó aquí con 10 años. Es el sentimiento de un jugador que piensa en grande deportivamente".

Si su rol en el equipo no cambia y sigue acumulando banquillos lo mejor, en opinión del técnico, sería una cesión para que no es estancara. "Una cesión sería buena solución pero ahí van a confluir intereses diferentes. Desde la perspectiva actual de club entiendo que no se puede ir nadie porque el entrenador está pidiendo jugadores y la plantilla se ha debilitado, pero desde la perspectiva del jugador, evidentemente, Kang In querrá salir. El jugador está en ese punto en el que debe decidir muy bien su futuro, por edad y por condiciones", expresa Mocholí que no comprende la postura del club.

 "Si es un activo de presente y de futuro y lo piensas renovar, como estrategia de club no vale tirar sólo un tuit con un vídeo semanal. No se va a conformar con renovar si no juega. No se trata de que él imponga nada, puesto que el encargado de dirigir el primer equipo es el entrenador y él toma las decisiones, pero es absolutamente entendible la posible frustración del jugador, que por otra parte, en mi opinión ha rendido a muy buen nivel cuando ha disfrutado de minutos y continuidad".

Encaje en el sistema

El encaje de Kang In, mediapunta, en el sistema también es objeto de discusión. Su posición ideal, entiende el técnico, "es la de jugar por detrás del punta y delante de los mediocentros, enganchando, en un 4-2-3-1 pero también en un 4-4-2 menos rígido que el de Marcelino. En el 4-4-2 con un doble 9, tiene cabida en banda derecha, a pierna cambiada, aunque en el Mundial sub 20 jugó en banda izquierda y también lo hizo bien puesto que fue el jugador más destacado del campeonato".

"Con Marcelino creo que padeció un problema de encaje en el sistema porque jugaba con un doble 6 y un doble 9 y en ese 4-4-2 tan rígido Kang In no es un punta ni un mediocentro, tampoco un extremo puro. Jugadores como Take, David Silva o el propio Pablo Aimar también tendrían problemas para jugar ahí. Eso no es, ni mucho menos, una crítica a Marcelino que hizo al Valencia campeón de copa, pero hay jugadores que no entran por sus características en ciertos modelos o sistemas de juego", razona.

Mocholí opina que ha habido un cambio en el esquema de Javi Gracia "que empezó a jugar con un 4-2-3-1 y en el primer partido, ante el Levante, Kang In hizo dos asistencias de gol. Pensaba que después de eso tendría más minutos porque es un inicio soñado, pero Gracia, luego, optó más por buscar contras rápidas y jugar al espacio y sacó a Kang In del once".

"Ahora el Valencia, en fase ofensiva juega un 4-2-3-1, pero en fase defensiva es un 4-4-2, independientemente de la altura a la que sitúe el bloque en repliegue.Pero, en todo caso, y tal y como está la plantilla, Kang In, siendo un jugador con valor de mercado creo que, en mi humilde opinión, debería entrar más en el equipo", finaliza.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email