X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión

¿Denis? 'Silenzio Stampa'

14/07/2019 - 

VALÈNCIA. Me sorprenden las últimas declaraciones que realizó Denis Suárez. El futbolista cargó hace unos días contra la dirección deportiva del Valencia pese a que su fichaje estuvo a punto de concretarse. Pero me sorprende mucho más que, a día de hoy, no haya habido una contundente respuesta institucional por parte del club. ¿O es que Dennis tiene razón?

El futbolista, objeto de deseo de Marcelino para reforzar el equipo esta temporada, afirmó en los micrófonos de TV3: “Me ha decepcionado la dirección deportiva del Valencia porque no ha creído en mí, ha dudado en aspectos extradeportivos que no estoy dispuesto a consentir. Soy un chico superprofesional que dedica todo su tiempo al fútbol y a cuidarse. Eso me ha dolido”.

¿A quién va dirigido ese dardo de Denis Suárez? ¿A Pablo Longoria? ¿A Mateu Alemany? El futbolista no lo aclara. Si es para Longoria, habría que preguntar al jefe del área técnica qué piensa de la no contratación del jugador. Si lo ha descartado él porque bebe, fuma o sale por la noche. Si es así no deja de sorprenderme el hecho de que, quien llegara al Valencia por deseo expreso de Marcelino, se haya desmarcado del entrenador para buscar cobijo en otro valedor con más galones, por si el rumbo del banquillo se tuerce.

Si las declaraciones de Denis Suárez estaban dirigidas a Mateu Alemany, y fue el director general del club quien tumbó el fichaje del futbolista, ésta sería la primera negativa rotunda de Alemany (con la ayuda de Longoria) a un fichaje que pretendía Marcelino. Me aseguran que tanto Mateu como Longoria preferían la opción de firmar a Rafinha antes que a Denis. Pese a las dudas que genera el hijo de Mazinho, tanto por sus lesionadas rodillas como por su difícil encaje en el 4-4-2 de Marcelino, en eso andan todavía ambos tratando de cerrar la operación.

Viendo los últimos acontecimientos, me da la sensación de que Alemany es un hombre de club y que Marcelino va más a la suya. Mientras que el director general siempre defiende los intereses del Valencia y pelea por cada euro en todas las operaciones que realiza, el entrenador no para de engordar la nómina de empleados afines en Paterna. Ahora, para poder trabajar en Mestalla, debes llegar vía Villarreal. De lo contrario, no eres válido. Después del asturiano Javi Venta como segundo entrenador del filial, se ha fichado a los técnicos Pablo Manzanet y Jorge Sifre que llegan directos desde El Madrigal. Marcelino suma dos peones más.

FIN A UNA HERENCIA ENVENENADA.- La gran operación del verano no es el fichaje de Griezmann por el Barça. La bomba del mercado veraniego es la cesión de Murillo a la Sampdoria por dos millones de euros y una opción de compra obligatoria valorada en 12 millones. Ésta es, sin lugar a dudas, la mejor operación que ha realizado Mateu Alemany desde que llegó al Valencia. Traspasar a ese precio a un futbolista completamente devaluado es una gestión brillante.

Junto a la salida de Murillo, el club ha logrado dar boleto a Abdennour. El central tunecino se marcha al Kayserispor tras haber rescindido su contrato en la operación más ruinosa para el club de los últimos años. Abdennour, que costó 21'8 millones de euros, ejemplifica el despropósito de los primeros años de gestión de Peter Lim en Mestalla. El futbolista llegó a València en avión privado junto al magnate asiático y fue presentado como una rutilante estrella futbolística mundial. El nombre de Abdennour va ligado a operaciones ruinosas en materia de fichajes como fueron las de Negredo, Enzo Pérez o Aderllan Santos. Es el punto final a una herencia envenenada.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email