Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 11 de julio y se habla de opinion paco gisbert valencia cf gameiro blanc HUGO GUILLAMÓN
GRUPO PLAZA

La RFEF le desliza a algunos clubes de Segunda B cuándo calcula que puede arrancar la Liga 2020/21

16/06/2020 - 

ALICANTE. Va para largo. Algunos clubes de Segunda B ya conocen por boca de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) que el curso 2020/21 no solo no arrancará antes del tercer fin de semana de octubre, es que esa es la previsión más optimista, mientras que la más pesimista apunta al fin de semana del 30 de octubre y 1 de noviembre.

Así se lo ha comunicado de manera oficiosa, por ejemplo, a Real Murcia, Hércules o Nàstic, tres de los 'grandes' que en la 2020/21 se juegan mucho: no solo intentarán regresar al fútbol profesional de una vez, subsidiariamente también ganarse el derecho a competir en la Segunda B-Pro, la que está llamada a ser la tercera categoría del fútbol español en el curso 2021/22.

La pandemia de Covid-19 llevó primero a la RFEF a suspender la Liga regular 2019/20 en marzo y después, en mayo, a decretar la finalización por adelantado de la misma, sin descensos y con ascensos que se resolverán en un 'play-off' exprés a jugar entre el 18 y el 26 de julio. Para esas fechas se debería conocer también la identidad de los cuatro equipos que descienden desde Segunda A y de parte de los que ascienden desde Tercera, pues restaría por jugarse el 'play-off' nacional de repesca (esa parece la intención, aunque se llegó a hablar de resolver esos ascensos en los despachos por medio de coeficientes) en el que participarían los campeones de cada grupo que no hayan ascendido en el primer 'play-off' de ascenso que acoge cada territorial.

Si todo va bien, si no hay rebrotes que obligan a paralizar la actividad, el nuevo curso liguero comenzaría en el mejor de los casos casi dos meses después de cuando viene siendo habitual, el 17 y 18 de octubre: en la 2019/20 lo hizo el fin de semana del 24 y 25 de agosto; en la 2018/19, el fin de semana del 25 y 26 de agosto; y en la 2017/18, el fin de semana del 19 y 20 de agosto.

¿Y si el Lleida logra la suspensión cautelar en el juzgado?

Además de la evolución de la pandemia, existe otro factor que puede afectar de manera determinante al inicio del curso 2020/21. Se trata del resultado de la vista de medidas cautelares que se va a celebrar ante el Juzgado Central de lo Contencioso-Administrativo a instancia del Lleida que ha recurrido ante el mismo la resolución del Consejo Superior de Deportes (CSD) en la que se apoyó la comisión delegada de la RFEF para dar carpetazo a la Liga regular por adelantado. El club ilerdense persigue también que se suspenda de manera cautelar el efecto de esa resolución del CSD mientras se resuelve el recurso, algo que de prosperar convertiría en papel mojado la cancelación anticipada de la Liga 2019/20, sin descensos y solo ascensos. 

Si se produce lo anterior, la situación puede dar un vuelco: a nadie le escapa que la decisión de la comisión delegada de la RFEF tenía también cierto trasfondo electoral pues el actual presidente de la RFEF, Luis Rubiales, aspira a revalidar el cargo este verano y con la cancelación sin descensos y con ascensos conseguía tener al mayor número de clubes contentos. Sin embargo, este lunes Iker Casillas anunciaba que se retira de la carrera electoral, es decir, Rubiales no tendrá oponente en una votación prevista, en principio, para el 17 de agosto, por lo que no sería descartable que si el Lleida logra en las próximas semanas que se estime su solicitud de suspensión, en Las Rozas opten directamente por anular la temporada 2019/20, una decisión que permitiría a su vez acortar los plazos para el inicio de la 2020/21.

Además, si se anulase la Liga 2019/20, en la 2020/21 volverían a competir en Segunda B los mismos 80 equipos repartidos en cuatro grupos (pelearían por el ascenso a Segunda A y la Segunda B-Pro), evitándose así el lío que se avecina: que jueguen un centenar de equipos repartidos primero de acuerdo con el criterio geográfico (en cinco grupos de 20 integrantes cada uno) y después con base al mérito deportivo (en 10 subgrupos de 10 equipos). Esa cantidad de conjuntos y partidos apretaría el calendario obligando a, por ejemplo, jugar entre semana en el 'play-off' de ascenso y descenso.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email