Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el psicólogo deportivo David peris analiza para Plazadeportiva los gestos del técnico en el partido ante el Huesca

El lenguaje corporal de Javi Gracia comunica disgusto

28/09/2020 - 

VALÈNCIA. A Javi Gracia ya no le hace falta volver a levantar la voz en una sala de prensa para expresar cuáles son sus sensaciones sobre la situación personal por la que atraviesa en el Valencia. Su lenguaje corporal ya transmite suficiente información sobre sus emociones y sus pensamientos. 

Los gestos y las posturas del rostro y del cuerpo del técnico durante los 90 minutos de juego en el partido ante el Huesca comunicaron, probablemente, lo que se guardó para sí mismo en la rueda de prensa posterior. Gracia está desencantado y decepcionado con la propiedad porque la plantilla no es la que le habían prometido. Decepcionado y desmotivado. Eso es lo que le filtró su lenguaje gestual el sábado en Mestalla.

"Un poco más allá de analizar mi situación personal, estoy disgustado por el partido. Las sensaciones... Me gustaría ser crítico, más allá de si ha habido más o menos salidas. Tenemos mucho que mejorar. No sé si me he mostrado más enérgico o no. Creo que hemos vivido el partido como siempre y con más ilusión que nunca por conseguir los tres puntos, pero no ha podido ser y no lo ha sido por falta de ilusión o de compromiso", se limitó a comentar el preparador navarro cuando fue preguntado por el evidente estado de desanimo que trasladó desde el banquillo.

David Peris Delcampo, psicólogo del Deporte, presidente de la Asociación de Psicología del Deporte de la Comunidad Valenciana y vicepresidente de la Federación Española de Psicología del Deporte, consultado por Plazadeportiva.com entiende desde su experiencia que Javi Gracia "transmite disgusto" con su lenguaje corporal. "Habría que hablarlo con él, pero la sensación que transmite con sus gestos es que parece que no está ilusionado como cualquier entrenador que se enfrenta a un proyecto nuevo. Da la impresión de que se ha desgastado en balde, de que se ha implicado, y que todo el esfuerzo que ha invertido en algo no ha servido de momento para nada".

El idioma gestual o corporal no debe ser tomado como una verdad absoluta porque existen otros muchos factores externos que pueden influir en él. Pero observando todos los gestos de Javi Gracia en el partido ante el Huesca, el técnico destilaba decepción y cansancio. "Apenas se le vio dar órdenes, sentarse y levantarse, gritar... incluso celebrar el gol con entusiasmo. Parece que le pasa algo. El desgaste sin lograr resultados es evidente", explica David Peris.

"Creo que hay un problema de implicación. La implicación no depende sólo de uno mismo. A las personas hay que implicarlas. Es un factor que depende del entorno que te rodea y de las personas con las que te relacionas. Implicación es la consecuencia cuando todo está alineado con respecto a lo que has negociado previamente en tu trabajo, por ejemplo. Es posible que Gracia se sienta implicado pero que no lo hayan implicado, porque no han cumplido con él y puede que considere que sus opiniones no tienen peso. Si es así, no ha encontrado respuesta a su esfuerzo", cuenta Peris, profesor de la Facultad de Psicología de la Universitat de València.  "Ha puesto su prestigio a trabajar para el Valencia y no le ha servido de nada, de momento, porque posiblemente cree que hay una parte que no ha cumplido respecto a los términos que se marcaron antes de firmar", añade.

El momento anímico de Gracia no es bueno. Su esfuerzo en los fichajes no ha dado resultado y además debe convencer al grupo de que con ellos también se pueden alcanzar objetivos pese a que él esté pidiendo refuerzos.  El 5 de octubre se cierra el mercado y, si no llegan refuerzos convincentes antes, esta situación se prolongará hasta esa fecha. "Todo eso genera un estado de incertidumbre que a él, como le sucedería a cualquiera, puede que le reste energía. No sabe si van a llegar jugadores y si va a tener que rehacer el equipo para acoplar a los nuevos o si va a tener que tirar con la plantilla actual", argumenta Peris, que ha trabajado con clubes de fútbol como el Valencia CF, la Fundación del Real Madrid o el CD Castellón.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email