X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

valencia basket 

L'Alqueria del Basket en un momento pletórico: Los jugadores con más futuro de cinco generaciones

La cantera del Valencia Basket está viviendo una de sus épocas más dulces de los últimos años y en las generaciones desde el 2001 hasta el 2005 ya hay nombres que, con esta progresión, se espera que puedan llegar a sonar en el baloncesto profesional 

11/01/2019 - 

VALÈNCIA. Hacía años que la cantera del Valencia Basket no sonaba con tanta fuerza como lo está haciendo esta temporada. Se podría decir que L'Alquería del Basket está pasando por una época dorada tras recientes éxitos como la consecución del título del Euroleague Adidas Next Generation Tournament del equipo junior o la clasificación de los infantiles para la MiniCopa Endesa de Madrid.

Éxitos que están sacando a relucir jugadores de distintas generaciones que, con esta progresión, sin duda se espera que su techo se encuentre en el baloncesto profesional. Mucho trabajo durante años del coordinador de cantera masculina Andreu Casadevall junto al director deportivo Chechu Mulero que poco a poco empieza a dar sus frutos. 

Quién sabe cuál de estos jugadores que analizamos desde la generación de 2001 hasta la de 2005 inscribirán su nombre en el 'Mur dels Somnis' y si alguno lo hará para quedarse. 

GENERACIÓN 2001

Este productivo año lo encabeza Marc García (11), el talentoso escolta-base balear, que salió de su casa por primera vez con 14 años para ingresar en la cantera del Real Madrid. Estuvo un año residiendo en Valdebebas hasta llegar a la capital del Turia después de un breve paso por el UCAM Murcia. Señalado siempre como el hermano pequeño de Sergi García (actual jugador del Valencia Basket de ACB), Marc aprovechó el escaparate del Adidas Next Generation Tournament de Valencia para demostrar la calidad que atesora y ser uno de los héroes del éxito conseguido por el equipo entrenado por Xavi Albert. Se trata de un base que hace funciones de escolta, es decir, que es mejor anotador que director. Tiene puntería en lanzamientos de larga distancia y gracias a su agilidad y velocidad, es desequilibrante en situaciones de uno contra uno. Esta temporada está jugando con el equipo junior y filial, que compite en liga EBA.

Otro jugador que alterna categorías es Alejandro Ortega (4). Un exterior que lleva varios años creciendo en silencio en las categorías inferiores del Valencia Basket. Reconocido como uno de los mejores tiradores de su generación en España y letal a pie firme desde el triple. Una de las mejores virtudes de este jugador es la facilidad que tiene en sumar en todas las facetas. Es inteligente a la par que intuitivo. Su lectura de juego es determinante en estas categorías.

El pívot setabense Alfonso Ribera (3) de 2.02 metros no ha parado de evolucionar desde su llegada a L’Alqueria la temporada pasada. Un jugador no muy talentoso, pero sí muy trabajador. Juega con mucha energía y aporta actividad e intensidad en ambos lados de la pista. Buen reboteador, tiene brazos largos que aprovecha para ser buen defensor y a su temprana edad lo que hay que pedirle es mayor egoísmo en ataque.

GENERACIÓN 2002

Hablar de la generación de 2002 y Valencia Basket significa tener muy presente el nombre de Guillem Ferrando (6). Habitual en las categorías inferiores de la selección española, el base nacido en Benifairó hace 17 años, destaca por su elegancia y saber estar en la pista, correcta toma de decisiones y notable capacidad pasadora. Físicamente no estuvo a su mejor nivel en el ANGT de Valencia pero su acierto desde la larga distancia y buenos minutos en partidos clave fueron clave en la hazaña taronja.

Por su parte, Alonso Faure (2) es un pívot moderno que llegó esta temporada a Valencia desde Alicante y cuya mejora es evidente. Táctica y técnicamente es un jugador cada vez más completo y tiene como principales virtudes la de poder correr el campo, inteligencia en ambos lados de la pista y efectividad en situaciones de dos contra dos. Hace un buen tándem con Guillem.

Millan Jiménez (7) es un alero grande, talentoso, con aceptable capacidad anotadora y que gracias a su buen manejo de balón es desequilibrante en situaciones de uno contra uno. Ha de mejorar en toma de decisiones, ser más paciente en ataque. Demostró, a pesar de su lesión, en los últimos partidos del ANGT de Valencia ser un jugador con amplitud de recursos en ataque.

Sería injusto no mencionar el nombre de Alejandro Ruiz (10), a quien podríamos señalar como el Fernando San Emeterio de esta generación dorada para el Valencia Basket. Es un jugador, al que la principal palabra que lo describe es la entrega. Acostumbra a jugar en la posición de alero y es un chaval muy decidido. Carga muy bien el rebote y entra muy fuerte al aro.

GENERACIÓN 2003

Respecto a la del 2002, la generación del 2003 no tiene ningún jugador becado (Alonso Faure y Millán Jiménez) y la exigencia de competición aún no ha aparecido para estos chicos. Compiten en la Liga Cadete de la Comunidad Valencia. Sin embargo, recientemente, los mejores jugadores de estas generaciones se han citado en Huelva para el Campeonato de España de Selecciones Autonómicas. 

Allí vimos a un destacado Pablo López (5), jugador del Valencia Basket. Exterior polivalente, buena capacidad atlética, buen manejo de balón y puede anotar en lanzamientos de larga distancia con regularidad. Defensivamente debe mejorar.

GENERACIÓN 2004

Hugo Baeza (12) es el jugador más a tener en cuenta en esta generación, ya que es un interior grande (ronda los 2 metros) que tiene buenos movimientos de pies, cada vez mejores manos y es muy complicado defenderle cerca de canasta gracias a su movilidad, talento, descaro y eficacia. Buen reboteador y sabe aprovechar sus largos brazos cambiar muchos tiros en defensa.

GENERACIÓN 2005

La generación más ilusionante que hay en L’Alqueria del Basket. Sin duda, clara candidata junto al Real Madrid para alzarse con la MiniCopa Endesa que se disputará en Madrid. En esta generación hay tres nombres clave.

Alejandro Codoñer (9) es un escolta alero zurdo muy talentoso, versátil en ataque, con interesantes recursos técnicos y que en el último año ha conseguido mejorar algo tan importante en su posición como el tiro. Fue clave para sellar el billete para la MiniCopa Endesa y el jugador más decisivo de la Comunidad Valenciana en el Campeonato de España Infantil de Selecciones Autonómicas.

Lucas Marí (8) es un ejemplo para mucha gente ya que, a pesar de ser diabético, juega a baloncesto y rinde a un altísimo nivel. Un fantástico director de juego, con mucho desparpajo y el don de saber cómo cuándo y a quién pasar el balón en cada momento.

Por último, Pablo Navarro (1) es un ala-pívot intenso, activo, explosivo y con muy buenas manos. Lo que más conviene destacar del levantino es que es un excelente finalizador. Mueve muy bien los pies, sabe de qué va esto y resulta muy complicado de defender cerca del aro. Me consta que están trabajando mucha técnica individual con él.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email