X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

El conjunto italiano, con problemas económicos tras la sanción de la uefa, intentará conseguir esta semana la cesión del delantero

El Milán insiste en Zaza

El Valencia no cede, de momento, en sus pretensiones y se mantiene firme. Zaza, hoy, solo sale traspasado pero el Milán intentará forzar una operación de cesión sin obligatoriedad de compra. Los italianos, en un contexto diferente tras la sanción UEFA, siguen sin disponer de la solvencia económica suficiente como para afrontar una operación de fichaje puro y duro.

2/07/2018 - 

VALÈNCIA. El Valencia continúa encallado en la venta de Simone Zaza. El delantero italiano es uno de los señalados por Marcelino para abandonar la plantilla este verano pero todas las intentonas del Valencia para colocarlo en el mercado de momento han fracasado.

El diario digital tuttomercatoweb.com ha publicado esta mañana que a lo largo de esta semana se celebrará una reunión entre el Milán y un intermediario para negociar la incorporación del delantero italiano del Valencia. El nombre del agente no ha trascendido y tampoco si el Valencia estará representado en la cita. Según parece, el Milán quiere convencer primero a Zaza para después intentar cerrar una cesión con el club de Mestalla. En la reunión, según esta información, el Milán también tratará el fichaje de Filip Benkóvic, defensa central del Dinamo de Zagreb.

La intención de Mateu Alemany, director general del Valencia, es la de recuperar la inversión realizada en el jugador hace dos temporadas cuando el club lo rescató del ostracismo al que estaba sometido en el West Ham a cambio de 18 millones de euros. El precio de salida y la ficha que percibe Zaza en el Valencia, cercana a los dos millones de euros netos, bloquea desde hace semanas la salida del delantero de Policoro.

La situación económica en el Milán tampoco ayuda a que cuajen traspasos como el de Zaza en las condiciones que exige el Valencia. El castigo de no participar la próxima temporada en competiciones europeas y, en concreto, en la Europa League, ha dejado muy tocado el proyecto 2018-19 y llena de dudas el futuro del millonario proyecto deportivo lanzado el curso pasado por la nueva propiedad china. Los italianos, que no consideraban antes de su sanción a Zaza como primera opción para reforzar su delantera, recurren a él por sus limitaciones económicas.

El Valencia no cede, de momento, en sus pretensiones y se mantiene firme. Zaza, hoy, solo sale traspasado pero el Milán intentará forzar una operación de cesión sin obligatoriedad de compra. Los italianos, en un contexto diferente tras la sanción UEFA, siguen sin disponer de la solvencia económica suficiente como para afrontar una operación de fichaje puro y duro. Tampoco está claro, por la misma razón de precariedad, si los italianos pueden pagar el total de la ficha del atacante o solo un porcentaje.

Mateu Alemany, liberado de la necesidad urgente de vender tras cerrar con la Juventus el traspaso de Cancelo, no accederá a una cesión, como mínimo, hasta las fechas finales del mercado del verano.

Tras los más de 200 millones de euros invertidos por el Milan en el mercado de fichajes del verano 2017, la UEFA empezó un minucioso análisis de las cuentas económicas del conjunto milanés que culminó el miércoles pasado con la exclusión del equipo de la próxima Liga Europa.

LA SANCIÓN UEFA HA HECHO DAÑO

La Cámara de Adjudicación del Comité de Control Financiero de Clubes de la UEFA (CFCB) castigó duramente a los rossoneros por incumplir las normas del Juego Limpio Financiero, en particular los requisitos del punto del equilibrio entre gastos y ganancias.

La exclusión de la próxima Europa League, a la que el Milan se había clasificado al terminar sexto en la última Serie A, cambiará notablemente los planes del club. De hecho, el millonario mercado de fichajes del año pasado realizado por el consejero delegado, Marco Fassone, y el director deportivo, Massimiliano Mirabelli, tenía como requisito clave la rápida vuelta a Europa del conjunto rossonero.

Los directivos milaneses confiaban en amortizar los gastos realizados para fichar a jugadores como el portugués André Silva, Leonardo Bonucci o el argentino Lucas Biglia con los significativos ingresos económicos que garantiza la participación en las competiciones europeas. En este nuevo escenario, el club milanés deberá planear un mercado de fichajes veraniego mucho más humilde respecto a lo que esperaba, según estiman los medios italianos, y los directivos milanistas contarán con un presupuesto para fichar considerablemente menor.

Todo ello acontece en un momento ya de por sí complicado para el Milan, con el dueño chino Li Yong Hong que sigue sin pagar al fondo estadounidense Elliott los 32 millones de euros que le debe antes del 6 de julio para devolver parte de un préstamo recibido.

Ante la incertidumbre por el futuro del club, algunos empresarios norteamericanos están barajando la posibilidad de adquirir las cuotas mayoritarias del Milan que pertenecen a Li para intentar abrir una nueva época. Se trata de figuras particularmente relevantes, como el ítalo-americano Rocco Commisso, dueño de una compañía audiovisual y del club de fútbol Nueva York Cosmos, o de la familia Ricketts, ya propietaria del equipo de béisbol Chicago Cubs.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email