X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

opinión | PELEANDO A LA CONTRA

Sin músculo en Cornellà

Nadie dijo que Paco Lópefuera perfecto. Y sin embargo, mientras lo parecía, jamás jugó con un pivote medular tan atrevido como el que formó ante el Espanyol: Campaña y Bardhi. Ambos tienen virtudes destacables pero el trabajo de zapa no es una de ellas. El once granota rayó, tal vez, la insensatez.

16/09/2018 - 

VALÈNCIA. Nadie dijo que Paco Lópefuera perfecto. Y sin embargo, mientras lo parecía, jamás jugó con un pivote medular tan atrevido como el que formó ante el Espanyol: Campaña y Bardhi. Ambos tienen virtudes destacables pero el trabajo de zapa no es una de ellas. El once granota rayó, tal vez, la insensatez. De hecho, con López al mando, el equipo se había mostrado intrépido de forma insultante, y superlativo cuando le acompañó la definición, hasta la fecha, pero nunca había ido tan lejos. El míster de Silla siempre había colocado en la sala de máquinas a Campaña, intocable para él, y a otro compañero, que durante el curso pasado fue Lerma en ocho ocasiones y Lukic en tres. Y en este, dos veces Doukouré y una Prcic.

Lo de Cornellà, por tanto, no tiene precedentes y el equipo lo acusó. Regaló al rival una ventaja en la medular que al final fue definitiva. Porque el Llevant no pudo frenar el empuje perico a base de tensar gemelos: no tenía a los peones adecuados para ello. Ni tampoco supo hacerlo con el balón en los pies, si es lo que pretendía López. Mientras tanto Prcic y Vukcevic se comieron las uñas en el banco, viendo al equipo sin la alegría ni la fluidez habitual que tiene cuando las piernas de los jugones están bien oxigenadas, gracias al oficio generoso y solidario de un camarada. Así, durante los 90 minutos, el Espanyol encontró un puente de plata entorno al círculo central.

Morales, para más inri, no tuvo el día. Intentó un eslalon (que recordó al de San Mamés) pero no pudo desprenderse, en su carrera, del aliento del defensor blanquiazul en el cogote. La jugada no tuvo consecuencias y, además, su chispa se apagó. Apenas se le vió más que en otro lance, para trenzar unas cuantas diabluras en el área de Diego López que acabaron, cuando había hecho lo más difícil, con un balón lánguido en manos del arquero. Hubiese podido ser el 0-1.

Pese a prescindir de un stopper y desaparecer Morales las cosas pudieron ser distintas. Por momentos, sobre todo en la primera mitad, los blaugrana jugaron a ser el acordeón bien engrasado que maniató al Betis, buscando la anticipación en cada balón rifado y forzando al Espanyol a ensayar desde la lejanía. Y como en el Villamarín Roger y Jason, esta vez intercambiando los papeles, pudieron hacer que el domingo se pusiera de cara: el valenciano se la dejó franca con el tacón y el gallegó la empaló de primeras, dura y seca junto al palo, pero un suspiro por fuera.

Tras el descanso el Llevant salió con un ímpetu nuevo, pero otra vez le faltó músculo. Tuvo la de Morales y una falta de Bardhi. Por momentos se mascó el 0-1 y de repente llegó la jugada que definía el partido: Campaña se durmió con el balón en la zona donde la situación pasa de la alerta naranja a la roja y Granero, que tampoco es que sea Conor McGregor, se la birló a base de arrestos. El esférico llegó a Sergio García que, a los 35 y rumbo a la leyenda en su club, realizó el gesto de la tarde, poniendo el balón a años luz de Oier, tras romperle a Pier la cintura.

Los levantinos tuvieron un par de opciones, insuficientes a todas luces, y volvieron a ser inocuos y previsibles en los córners y en las faltas indirectas. Estuvieron incómodos contra el crono y el marcador y el Espanyol pudo matar el partido a la contra. Venció de forma justa: buscó el triunfo con más ahínco, llegó con más claridad, fue superior tácticamente, puso más intensidad y tuvo más acierto. Fue mejor, en definitiva. A veces sucede aunque este curso aún no había pasado.

LOS GRANOTA, DE CERO A DIEZ

Oier (7); López (6), Chema (6), Pier (5), Luna (5); Jason (5), Bardhi (5), Campaña (4), Morales (4); Boateng (4) y Roger (5).

62' Postigo (5) por Chema

64' Mayoral (5) por Boateng

83' Rochina (4) por Jason

Paco López (4)

Gol: 1-0 52' Sergio García

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email