X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

EL BRASILEÑO ENLOQUECIÓ EN LOS FESTEJOS CELEBRADOS POR LA CONQUISTA DE LA COPA

La alegría infinita de Gabriel

3/06/2019 - 

VALÈNCIA. Al Valencia CF no le hizo falta contratar seguridad privada para acompañar a la Copa del Rey conquistada por el equipo en la noche sevillana del 25 de mayo, allá donde fuera la copa le acompañaba un exultante Gabriel Paulista.

Gabriel Armando de Abreu (Sao Paulo (Brasil), 26/10/1990) dio rienda suelta a una alegría infinita, desmedida, inabarcable, y lo hizo nada más pitar Undiano Mallenco el final del encuentro. Quedará ya para siempre en la memoria de todos la imagen de Marcelino cara al fondo del Villamarín levantando los brazos y siendo derribado por un enloquecido Gabriel que levantaba los puños celebrando el "tackling" como si hubiera cortado un avance del rival en un partido decisivo.

Las celebraciones en el Villamarín y en Mestalla tuvieron un claro protagonista, Gabriel no soltó la Copa en ningún momento. Tanto en Sevilla como en Valencia (en la ciudad del Turia acompañado siempre de una bandera de su país natal) el bravo defensor disfrutó como un niño cada instante al lado de la Copa. Tal fue su obsesión por no perder contacto con con trofeo que la plantilla llegó a entonar más de una vez cánticos de "¡Suelta la Copa, Gabi suelta la copa!"; todo ello tiene una explicación.

La historia de Gabriel Paulista es la de un chico que salió de las favelas; es decir, de los núcleos de pobreza más extremos del país brasileño. Todavía se emociona al recordar las complicadas condiciones de vida en una casa con tantas goteras que te mojabas dentro de ella casi tanto como fuera cuando había tormentas. Lo primero que hizo cuando empezó a ganar dinero en el fútbol profesional fue comprarle una casa a su familia para sacarla de aquella favela.

Pronto le llegó a Gabriel el salto al fútbol europeo. Llegó en 2013 con tan sólo 22 años a la liga española y al Villarreal de la mano de Marcelino García (su actual técnico) y sus comienzos no fueron nada alentadores. "La adaptación me costó una barbaridad, parecía que se me hubiera olvidado jugar al futbol. En ocasiones me iba a casa tremendamente desmoralizado y al borde del llanto. Yo mismo me preguntaba qué me había pasado porque me estaba dando cuenta de que no estaba rindiendo como debía", recordaba el brasileño en una entrevista concedida al programa 90 Minuts de CV Ràdio.

Dos temporadas después y 50 partidos más tarde (verano del 2015) elArsenal de Arsène Wenger llamaba a la puerta del equipo de La Plana, dejaba 15 millones en la caja y se llevaba a Gabriel para jugar con los gunners

No firmó malos números en Londres. Por ejemplo en la Premier y en las dos campañas en las que militó con los gunners fue 37 veces titular, sustituido en 9, al banquillo fue en 34 ocasiones, suspendido 1 vez, y lesionado en 7 ocasiones. La parte dulce de su periplo londinense fueron las dos FA Cups y Community Shields conquistadas en 2015 y 2017. La parte amarga es que no pudo disputar ninguna de las cuatro finales. En la de 2015 y con victoria 4-0 ante el West Ham, Wenger no lo alineó ni un sólo minuto; y en la de 2017 con triunfo 2-1 ante el Chelsea, una lesión de rodilla le apartó de ser titular después de jugar los 120 minutos de las semis a partido único ante el Manchester City. Exactamente la misma suerte corrió en las Community Shields de esos dos años: suplencia en 2015 y lesión en 2017.

"Un día quiero decirle a mis hijos que gané un trofeo con el Valencia CF", era una frase que no dejaba de repetir el paulista cuando semanas atrás se le preguntaba por la presencia del equipo en las semifinales de la Europa League y la final de la Copa.

Así que el quinto título en el palmarés de Gabriel, la Copa de 2019, tiene para el brasileño un sabor especial y diferente. Gabriel ha sido protagonista en este campeonato conquistado, al contrario que en cualquier otro de los cuatro conseguidos. Por eso el brasileño quiso vivir con toda la intensidad posible cada instante de dicha conquista.

No es para menos, por fin el defensa no sólo ganó el título, sino que además fue importante y decisivo en la conquista.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email