Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Meriton sacude los banquillos en los parones ligueros

6/11/2020 - 

VALÈNCIA. Una vez se dispute la jornada del domingo, el campeonato doméstico parará, y no se jugará la próxima semana en la liga española debido a la ventana de selecciones.

Teniendo en cuenta la marcha del Valencia CF en la liga, la particular relación entre club y entrenador y los antecedentes, a más de uno no debe de llegarle la camisa al cuello. En sólo seis años, Meriton ha fulminado tres entrenadores en estos parones. Lo que deberían ser periodos de calma para trabajar conceptos con el equipo, se tornan en días movidos desde que los singapurenses se hicieron con las riendas de la entidad. Gary Neville, Prandelli y Marcelino ya saben lo que es vivir un parón de liga en Valencia con trabajo al comienzo del paréntesis y sin ocupación al final.

El ridículo con Neville

El primero en comenzar un parón siendo entrenador del conjunto de Mestalla y volver de la pausa sin trabajo fue Gary Neville. La ridícula apuesta personalísima del propietario finalizó en la jornada 30 del campeonato -disputada el 18 de marzo de 2016- tras perder por 0-2 en casa ante el Celta. Al término de ese encuentro y con Mestalla atronando el "Gary vete ya" hubo una reunión de urgencia entre la presidenta Lay Hoon y el entonces director técnico Suso García Pitarch. En principio se le pediría al inglés que no viajara para incorporarse al staff técnico de la selección inglesa (era el segundo entrenador), pero el class 92 del United se negó y tensó la cuerda.

Cuando tomó el avión el día 19 de marzo ya había sido destituido. Sin embargo, el Valencia CF no hizo pública tal circunstancia hasta el día 30 de marzo. Fue el último favor de Peter a su amigo Gary, quien le suplicó que no se hiciera público el cese hasta el final de la concentración de la selección para no tener que soportar las preguntas de la prensa británica. Los números de Gary eran insostenibles y sólo al alcance de quien accede a un puesto sin preparación y por ser amigo del dueño: cogió al equipo octavo en la jornada catorce con cinco victorias, seis empates y cuatro derrotas; octavo con 21 puntos a sólo dos de las plazas europeas. Lo dejó decimocuarto, con treinta y cuatro puntos (a seis del descenso) y consiguió sólo dieciséis puntos de cuarenta y ocho posibles. La magnitud del capricho del dueño: tres victorias, cinco empates y ocho derrotas. El campeonato se retomó 15 días después (01/04/2016) con Pako Ayestarán sentado ya en el banquillo del Insular para dirigir al equipo.

Prandelli y el "fuori"

El segundo en comenzar un parón siendo entrenador del Valencia CF y acabar dicho periodo en su casa fue Césare Prandelli. Si bien es cierto que fue el italiano quien dejó plantado a Meriton, es evidente que ambas partes estaban esperando que saltara una chispa que lo incendiara todo. Prandelli se fue harto de las mentiras de los singapurenses, quienes le habían prometido varios fichajes para luego negárselos. A esto se sumaba una tensa relación con la plantilla tras la famosa rueda de prensa del "fuori" previa al partido ante la Real Sociedad en Anoeta que acabó con derrota 3-2 y con la imagen de una plantilla absolutamente distanciada de su técnico.

Era la jornada 15, y aunque el parón por navidades no llegaría hasta disputarse la jornada 16, al Valencia se le aplazó el partido ya que su rival, el Real Madrid, debía disputar el mundialito de clubes. A todo ello había que sumarle que los números de Prandelli tampoco eran buenos: seis puntos de veinticuatro posibles, con una victoria, tres empates y cuatro derrotas, que dejaban al equipo dónde lo cogió al comienzo de la jornada 8. Un puesto por encima del descenso, decimoséptimo, y empatado a puntos con el primer equipo que perdería la categoría. La cosa acabó con la dimisión del italiano en el penúltimo día del año de 2016 (30 de diciembre) y con un cruce de acusaciones. El italiano acusaba al club de incumplir sus promesas en materia de refuerzos y el club le acusaba de salir huyendo por no saber enderezar la nave. En más de una ocasión, Anil Murthy se ha jactado de despachar rápidamente al italiano -previa consulta con Peter Lim- con un "arrivederci Césare" el día que el italiano fue a presentar la dimisión.

Marcelino y el cangrejo

La última ocasión en la que un parón acabó con un entrenador del Valencia CF la tenemos todos reciente: 11 de septiembre de 2019. Se había disputado la tercera jornada del campeonato tras un empate, una derrota y una victoria en las tres primeras. Sin embargo, al comienzo de aquel parón por selecciones, Anil Murthy fue llamado por el propietario a Singapur para transmitirle que ejecutara una orden: la destitución fulminante de Marcelino García Toral. Fueron irrelevantes para el dueño los logros deportivos que reflotaron su empresa y la devolvieron a la élite. Lim había dado por amortizado a su entrenador -y a una exitosa época- muchos meses atrás. El verano fue un teatrillo de buenas palabras en cada consulta, pero de una realidad que marcaba la puerta de salida del entrenador y de todo el modelo ganador de los dos últimos años. Los desencuentros constantes, tras las zancadillas de un máximo accionista que preparaba la destrucción de un modelo triunfante para iniciar un proceso de descapitalización -en el que todavía se encuentra inmersa la sociedad-, escenificaban públicamente el último delirio de una propiedad para la cual el fútbol ha demostrado ser absolutamente irrelevante.

Por aquel entonces, la excusa (para quien la quiso creer) fueron unos cangrejos. Otra vez se dejaron pasar casi todos los quince días del parón que iba entre las jornadas 3 y 4 de campeonato. Marcelino fue despachado a tres días de viajar al Camp Nou. El aterrizaje de Celades fue un 5-2 ante los culés y una sonada frase como preludio de todo lo vivido desde entonces y hasta hoy, y que encarna a la perfección, el nivel de autocrítica y la empatía de la propiedad con su entorno social: "Es lo que hay".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email