X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

valencia basket 

Van Rossom: "Vamos a luchar y vamos a volver a la Fonteta"

1/06/2019 - 

VALÈNCIA. Lo de ayer en la Fonteta fue una sorpresa. El Valencia Basket llegaba a playoff lanzado tras el título de la Eurocup con siete victorias en ocho partidos en Liga Endesa tras conseguir el objetivo y ganando a Barça y Baskonia pese a no tener objetivos clasificatorios. En este contexto recibían los taronja a un Unicaja con ganas de dar un golpe de orgullo y, por tanto, eran conscientes de que el equipo que iba a hacer acto de presencia no iba a ser el mismo que salió apalizado 96-57 de la Fonteta solo un mes antes. Sin embargo, Unicaja conquistó el pabellón taronja, robó el factor cancha y puede sellar su pase a semifinales este domingo en el Martín Carpena. 

Al conjunto de Luis Casimiro le salió absolutamente todo de la mano de un estratosférico Dragan Milosavljevic (28 puntos con 5/5 en tiros de dos y 6/7 en triples) y con un global de equipo de nada menos que 16 triples frente a los 7 que anotaron los de Ponsarnau. De esos 7, cinco fueron en la primera mitad y solo dos en una segunda parte para olvidar, especialmente en el tercer cuarto. La ausencia de Matt Thomas se sintió más que nunca y el técnico no fue capaz de encontrar soluciones. Rafa Martínez solo jugó cuatro minutos y a Alberto Abalde ni siquiera le dio la oportunidad de salir.

Un desorbitado acierto del rival que Sam Van Rossom admitía en vestuarios que se vía a que "nos ha faltado bastante defensa" puesto que "ellos han metido algún canastón pero han metido muchas veces bastante liberados". Una falta de intensidad atrás que les permitió jugar "demasiado cómodos", teniendo en cuenta además que "nosotros en la segunda parte no hemos estado fluidos ni en ataque ni en defensa". Aunque en el cómputo general y pese al bajo porcentaje de triple, el belga considera que "en ataque no creo que estuvimos tan mal". Precisamente él fue el mejor del equipo en este ámbito con 15 puntos, seguido por Will Thomas con 12, Guillem Vives con 11 y Bojan Dubljevic con 10. 

Un bajón defensivo que Van Rossom no cree que fuera a causa de una falta de motivación que quizás Unicaja sí tenía: "Tendremos que jugar con más intensidad el domingo, sobre todo allí que será complicado. Creo que en el segundo cuarto hemos estado mucho mejor en defensa. Luego hemos salido mal del vestuario, ellos han cogido confianza y han metido muchas canastas. Para nosotros fue complicado meternos en el partido".

Ahora, la serie se traslada a Málaga donde Valencia Basket buscará forzar el tercer partido. Ya asaltaron el Martín Carpena en Eurocup pero en esta ocasión tendrán que nadar contra el factor psicológico de haber desperdiciado la primera oportunidad en casa. "Sabemos que no hemos jugado nuestro mejor partido y que tenemos muchas cosas que mejorar y esto lo tenemos que hacer el domingo sí o sí. El equipo estará ahí, vamos a luchar y vamos a volver a la Fonteta, o al menos intentarlo", aseveraba el base. 

Y eso pasa por primero "ver el partido, aprender de los errores y el domingo dejarnos la piel en Málaga". Uno de los principales errores, como analizaba el jugador, pasa por la defensa: "Tenemos que ajustar cosas en defensa y desde ahí si podemos parar un poco su anotación nosotros estaremos más cómodos en ataque".

Los jugadores del Valencia Basket no dan nada por perdido, ni mucho menos. Es una eliminatoria a tres partidos y aunque el primero es importante, no es definitivo: "Es una serie corta, sabes que si pierdes un partido en casa tienes muy poco margen de error. El partido del domingo va a ser muy duro porque ellos no creo que quieran volver aquí. Lo van a dar todo y nosotros tenemos que darlo aún más para intentar lograr la victoria".

Con menos de 48 horas de descanso hasta la batalla definitiva del domingo, un horario que admite Van Rossom que es "un poco raro", Valencia Basket tendrá que resurgir cual ave fénix de sus cenizas para tratar de volver a tocar el cielo. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email